Wednesday, February 28, 2007

el discurso de NIXON

quizas es politicamente correcto pero ni tanto
fue Nixon peor q el resto... de los americanos o de cualquier politico?
da lo mismo: Nixon me atrae. Me atrae sus fracturas, sus paranoias, el sentir q nunca era del club de los privilegiados y elegidos, incluso cdo estaba en el poder.

me atrae como alguien q llega tan arriba, cae

Nixon me recuerda California, era el pdte cdo vivia alla, y me recuerda a mi papa mirando, x horas, el caso Watergate en la tele

este discurso, su discurso final, me parece brillante, sentido, inteligente, honesto y shakesperiano. Es quizas uno de los discursos mas bellos y sentidos jamas pronunciados; q se haya dicho, ademas, en ese momento de derrota, y que haya sido escrito por el, lo hace aun mas impresionante


Always give your best, never get
discouraged, never be petty; always remember other may hate you, but those
who hate you don't win unless you hate them, and then you destroy yourself.

o este parrafo sublime:
We think that when someone dear to us dies, we think that when we lose an election, we think that when we suffer defeat, that all is ended. We think, as T.R. said, that the light had left his life forever. Not true. It is only a beginning always. The young must know it; the old must know it. It must always sustain us because the greatness comes not when things go always good for you, but the greatness comes when you are really tested, when you take some knocks, some disappointments, when sadness comes, because only if you have been in the deepest valley can you ever know how magnificent it is to be at the highest mountain.

Richard M. Nixon: Leaving White House

Following is the transcript of Late President Richard Nixon's Farewell
Speech to White House Staff that he did on August 9, 1974. Also, check his
August 8, 1974 Farewell speech to the Nation.

Farewell to the White House Staff

Members of the Cabinet, Members of the White House Staff, all of our friends
here: I think the record should show that this is one of those spontaneous things
that we always arrange whenever the President comes in to speak, and it will
be so reported in the press, and we don't mind because they have to call it
as they see it. But on our part, believe me, it is spontaneous.

You are here to say good-bye to us, and we don't have a good word for it in
English. The best is au revoir. We will see you again. I just met with the
members of the White House staff, you know, those who serve here in the
White House day in and day out, and I asked them to do what I ask all of you
to do to the extent that you can and, of course, are requested to do so: to
serve our next President as you have served me and previous Presidents --
because many of you have been here for many years -- with devotion and
dedication, because this office, great as it is, can only be as great as the
men and women who work for and with the President.

This house, for example, I was thinking of it as we walked down this hall,
and I was comparing it to some of the great houses of the world that I have
been in. This isn't the biggest house. Many, and most, in even smaller
countries are much bigger. This isn't the finest house. Many in Europe,
particularly, and in China, Asia, have paintings of great, great value,
things that we just don't have here, and probably will never have until we
are 1,000 years old or older.

But this is the best house. It is the best house because it has something
far more important than numbers of people who serve, far more important than
numbers of rooms or how big it is, far more important than numbers of
magnificent pieces of art.

This house has a great heart, and that heart comes from those who serve. I
was rather sorry they didn't come down. We said good-bye to them upstairs.
But they are really great. And I recall after so many times I have made
speeches, and some of them pretty tough, yet, I always come back, or after a
hard day -- and my days usually have run rather long -- I would always get a
lift from them because I might be a little down, but they always smiled.

And so it is with you. I look around here, and I see so many on this staff
that, you know, I should have been by your offices and shaken hands, and I
would love to have talked to you and found out how to run the world --
everybody wants to tell the President what to do, and boy he needs to be
told many times -- but I just haven't had the time. But I want you know that
each and everyone of you, I know, is indispensable to this Government. I am
proud of this Cabinet. I am proud of all the members who have served in our
Cabinet. I am proud of our sub-cabinet. I am proud of our White House staff.
As I pointed out last night, sure we have done some things wrong in this
Administration, and the top man always takes the responsibility, and I have
never ducked it. But I want to say one thing: We can be proud of it -- 5 1/2
years. No man or no woman came into this administration and left it with
more of this world's goods than when he came in. No man or no woman ever
profited at that public expense or the public till. That tells something
about you.

Mistakes, yes. But for personal gain, never. You did what you believed in.
Sometimes right, sometimes wrong. And I only wish that i were a wealthy man
-- at the present time I have got to find a way to pay my taxes --
[laughter] -- and if I were, i would like to recompense you for the
sacrifices that all have made to serve in Government.

But you are getting something in Government -- and I want you to tell this
to your children, and I hope the nation's children will hear it, too --
something in Government service that is far more important than money. It is
a cause bigger than yourself. It is the cause of making this the greatest
nation in the world, the leader of the world, because without our leadership
the world will know nothing but war, possible starvation, or worse, in the
years ahead. With our leadership it will know peace, it will know plenty.

We have been generous, and we will be more generous in the future as we are
able to. But most important, we must be strong here, strong in our hearts,
strong in our souls, strong in our belief, and strong in our willingness to
sacrifice, as you have been willing to sacrifice, in a pecuniary way, to
serve in Government.

There is something else I would like for you to tell your young people. You
know, people often come in and say, "What will I tell my kids?" They look at
government and say it is sort of a rugged life, and they see the mistakes
that are made. They get the impression that everybody is here for the
purpose of feathering his nest. That is why I made this earlier point -- not
in this Administration, no one single man or woman.

And I say to the, "There are many fine careers. This country needs good
farmers, good businessmen, good plumbers, good carpenters." I remembered my
old man. I think that they would have called him sort of a little man,
common man. He didn't consider himself that way. You know what he was? he
was a streetcar motorman first, and the he was a farmer, and then he had a
lemon ranch. It was the poorest lemon ranch in California, I can assure you.
He sold it before they found oil on it. [Laughter] And then he was a grocer.
But he was a great man because he did his job, and every job counts up to
the hilt, regardless of what happens.

Nobody will ever write a book, probably, about my mother. Well, I guess all
of you would say this about your mother -- my mother was a saint. And I
think of her, two boys dying to tuberculosis, nursing four others in order
that she could take care of my older brother for 3 years in Arizona, and
seeing each of them die, and when they died, it was like one of her own.
Yes, she will have no books written about her. But she was a saint.

Now, however, we look to the future. I had a little quote in the speech last
night from T.R. As you know, I kind of like to read books. I am not
educated, but I do read books -- [laughter] -- and the T.R. quote was a
pretty good one. Here is another one I found as I was reading, my last night
in the White House, and this quote is about a young man. He was a young
lawyer in New York. He had married a beautiful girl, and they had a lovely
daughter, and then suddenly she died, and this is what he wrote. This was in
his diary.

He said: "She was beautiful in face and from and lovelier still in spirit.
As a flower she grew and as a fair young flower she died. her life had been
always in the sunshine. There had never come to her a single great sorrow.
None ever knew her who did not love and revere her for her bright and sunny
temper and her saintly unselfishness. Fair, pure and joyous as a maiden,
loving, tender and happy as a young wife. When she had just become a mother,
when her life seemed to be just begun and when the years seemed so bright
before her, then by a strange and terrible fare death came to her. And when
my heart's dearest died, the light went from my life forever."

That was T.R. in his twenties. He thought the light had gone from his life
forever -- but he went on. and he not only became President but, as an
ex-President, he served his country always in the arena, tempestuous,
strong, sometimes wrong, sometimes right, but he was a man.

And as I leave, let me say, that is an example I think all of us should
remember. We think sometimes when things happen that don't go the right way;
we think that when you don't pass the bar exam the first time -- I happened
to, but I was just lucky; I mean my writing was so poor that bar examiner
said, "We have just got to let the guy through." [Laughter]

We think that when someone dear to us dies, we think that when we lose an election, we think that when we suffer defeat, that all is ended. We think, as T.R. said, that the light had left his life forever. Not true. It is only a beginning always. The young must know it; the old must know it. It must always sustain us because the greatness comes not when things go always good for you, but the greatness comes when you are really tested, when you take some knocks, some disappointments, when sadness comes, because only if you have been in the deepest valley can you ever know how magnificent it is to be at the highest mountain.

And so I say to you on this occasion, as we leave, we leave proud of the
people who have stood by us and worked for us and served this country. We
want you to be proud of what you have done. We want you to continue to serve
in Government, if that is your wish. Always give your best, never get
discouraged, never be petty; always remember other may hate you, but those
who hate you don't win unless you hate them, and then you destroy yourself.

And so, we leave with high hopes, in good spirit and with deep humility, and
with very much gratefulness in our hearts. I can only say to each and every
one of you, we come from many faiths, we pray perhaps to different gods, but
really the same God in a sense, but I want to say for each and every one of
you, not only will we always remember you, not only will we always be
grateful to you but always you will be in our hearts and you will be in our

Thank you very much.

Tuesday, February 20, 2007

los blogs del desasosiego---version larga

columna del dgo pasado... en EL M
me costo mucho recortarla xq, a diferencia de los blogs, y la columna era acerca de los blogs, un diario exige una cantidad minima y maxima para que una columna sea una columna--un post puede ser una linea o 7 carrillas

aqui van, ademas, cosas que sobraron.
La columna fue inspirada a partir de una entrevista q le di a Clarin y al articulo q salio despues

bonus tracks, si es q puede existir eso, de la ultima columna

Mi blog(s) tampoco son un sitio de encuentro para chatear, via comments, con lectores. O para tratar de convencer a militantes que no merezco morir y que no he dañado la literatura o la cultura local. No. Creo que los libros son interactivos pero lo son de la antigua manera: el autor se contacta con el lector via la tinta y el papel y las palabras. En todo caso, en mi vida como blogger, sin duda soy un aficionado. O un blogger de segunda.

Lo cierto es que, para los menores de 25 años, el blog es algo así como un celular por escrito. Es una forma de comunicarse-expresarse-informarse-exhibirse-saciarse. Un blog es la fiesta donde todos están invitados pero donde no todos van. ¿Desde cuando existen tantas fiestas en forma paralela? ¿Tantos clubs o sociedades que aceptan socios que no quieren ser socios?

Ahora bien: que los blogs no específicos (los alejados a la contigencia y los medios de comunicación), es decir, aquellos que no desean informar acerca de cine, deportes, politica, libros, etcétera, están sospechosamente ligados al diario de vida es incuestionable. Pero lo curioso aquí es que, por lo general, los escritores de papel con cierta trayectoria no usan sus blogs como diario sino como algo que va entre autopromoción, sitio de fan para contactarse con sus lectores o suerte de disco duro público donde postrean sus escritos.

De nuevo: ¿son los blogs son un género literario?
¿Alterarán la forma de hacer literatura?
Probablemente no. Yo creo que sí van a ir cambiando cierta estética. En lo que se refiere a mí, la idea del posts me seduce. Es corto, preciso y no necesita justificación. Tiene algo de los carnets de Albert Camus. A veces la literatura no tiene la libertad que uno desea (hay que contar una historia) y hasta la no ficción se ha pisado la cola (hay que contar una historia o, al menos, hay que se coherente y tener una idea central).

Ahora bien, han habido tantos avances y tantos inventos modernos desde el Sr. Guttenberg y, a la larga, la novela no ha cambiado demasiado. Por otro lado, es verdad que no se escriben las novelas como hace una centuria. Ya nadie escribe Guerra y paz, entre otras cosas porque nadie las leería pero, más que nada, porque esas novelas se escribían en los diarios, serializadas, y hoy los diarios y revistas apenas le dedican espacio a literartura (¿Cien años de soledad, todos los dias en la página C-2? Dudoso).

Seguramente una novela de Manuel Puig no se podía haber escrito antes que el invento del cine o de la aparición de la radio y los radioteatros o las revistas femeninas ilustradas. Todo invento tecnológico eventualmente se verá reflejado en el arte de su tiempo. Personalmente, no estoy fascinado con las novelas que han salido intentando reproducir el formato del chat o de un blog. Al final esos intentos no son tan distintos que las novelas epistolares. Y hasta el momento nadie la ha reventado haciendo una novela estructurada en torno a emails. Todos saben que sería un truco no más. Y las que ya existen parecen algo, no sé, antiguas. Envejecidas.

Esto fueron ideas entregadas publicadas en CLARIN
ya estan posteadas mas abajo pero creo q vienen al caso. Digamos q estoy de acuerdo conmigo en esto:

En cuanto a mis blogs, los veo más como una especie de disco duro público. Antes uno bajaba artículos o escribía notas y los guardaba en una carpeta privada. Ahora ese mismo proceso lo pongo en el aire. También siento que lo que me gusta de vez en cuando tiene más que ver con lo que hace el DJ. Me gusta el acto de pegar algo ajeno al blog. Es como cuando uno elige epígrafes. Yo siento que los blogs son más para amigos; a veces uno considera que los lectores son amigos también. No lo tengo muy claro, pero ahora cuando leo algo que me conmociona o me llama mucho la atención y me da ganas de compartirlo lo hago en el blog. Y allí se configura una audiencia que esta conectada contigo.

Yo siento que cuando uno escribe un artículo para Clarín o El Mercurio en contra o a favor, por ejemplo, de un escritor, se convierte en un tema nacional. Hace poco escribí un artículo sobre el escritor peruano estadounidense Daniel Alarcón. Y se tomó como si yo estuviera creando una nueva sensibilidad o promoviendo una nueva generación. Y allí me di cuenta que era verdad que todo lo que aparece hoy en la televisión o en los periódicos se vuelve mucho más escandaloso o importante de lo que realmente es. De alguna extraña manera ahora los periódicos son más poderosos porque son pocos y lo que se escribe allí se termina tomando como algo contundente. Pero a veces uno no quiere ser contundente, sino simplemente quiere citar a Kafka.

El otro día leí el ensayo que Orhan Pamuk leyó al recibir el Premio Nobel y me pareció extraordinario. Pero no hay mucho más que decir, salvo citarlo y expresar mi entusiasmo. Y para eso el blog es perfecto.

ahora si, la columna del domingo, posteado en las afueras de Berlin

Domingo 18 de febrero de 2007

Los blogs del desasosiego

Acabo de sacar un libro. En papel. No creo - aún- en las novelas digitales. Pero publicar "a la antigua" no implica estar ciego o estar en contra o no querer o poder entender lo que está pasando ahora. Y están ocurriendo cosas: nunca el "yo" se ha sentido más seguro de sí mismo incluso cuando tiembla y duda. El blog, a estas alturas, es quizás una forma de ver la vida, de vivir en sí y, si se quiere, un medio para informarse o para matar el tiempo, pero ¿es algo literario? ¿Puede un blog ser literatura?

Pues bien: yo tengo unos blogs, no tengo claro por qué (quizás porque son más fáciles de utilizar/mantener, y más baratos también, que una página web), pero aun así no me siento un bloguero o un bloguista. No escribo cuentos ni libros ni creo que pensamientos y, Dios me proteja, tampoco mis estados de ánimos. No son ese tipo de blogs. No creo que lo que blogueo sea literatura. Quizás lo sea. No sé. No creo. Quería tener una bitácora de todo lo que leo o veo, pero nunca tengo la energía para trasladar eso al computador. Me gusta colocar frases y trozos de otros, eso sí, algo así como un DJ literario.

¿Es eso literatura? Puede ser.

Se me ocurre que un blog-blog, uno con mayúsculas, requiere dedicación, compromiso, rigor y una cierta periodicidad (mucha). Aunque esto es relativo, porque muchos de los blogs a los que uno entra (a los que entro) no son, quizás, blogs ciento por ciento destilados, pues están más cercanos a, uno, el tradicional, pudoroso y reiterativo diario de vida o, dos, una suerte de medio de comunicación alternativo.

Un blog es un blog y, por definición, es lo que el autor quiere que sea. Está en la red y, por lo tanto, al nacer de la libertad más absoluta, puede ser amorfo, a tu medida o sin medida, arbitrario, excesivo, minimalista, con fotos o links a YouTube o lo que alguien está tramando en la red en este preciso instante. Dicho de otra manera: hay tantos blogs como personas. Uno podría decir, y se ha dicho, que hay tantos libros como autores. No me queda tan claro. Hay quizás más libertad (aunque menos calidad) en los blogs que en aquello que denominamos "el mundo literario". En la estratósfera de los blogs, la gente simplemente quiere ser, no contar. Quieren mostrarse. Algunos de manera sutil; otros patéticamente; otros muestran más de lo que deberían o de lo que uno quisiera ver. Pero hay una cosa libre, desordenada, que conmueve. Y que deja claro que incluso aquellos que no leen o no desean hacerlo a veces necesitan expresar por escrito. Sin duda que el narcisismo está detrás de todo esto (como si no lo estuviera detrás de la literatura), pero más que nada es un deseo de comunicar. De expresarse. De contar cosas o de mostrarlas. De compartirlas.

Que era como comenzó, alguna vez, antes de que se corporizara la literatura. La blogosfera no es un arte y ojalá nunca lo sea. Quizás hay párrafos o momentos que rozan el arte, pero en los blogs, o al menos en la mayoría, lo que está detrás no es el prestigio, el poder ni el dinero.

Nadie se define como un bloguero. Nadie anda por la vida blogueando o, si lo hacen, lo hacen para callado, como un secreto o un hobbie. Nadie espera ganarse la vida ni obtener una beca o dictar un taller de blogs.

Hay tantos blogs como narradores de blogs. Porque un blog, aunque sea de no-ficción (y la mayoría lo son), tiene mucho más que ver con el tema del blog que del que escribe el blog. Hay muchos blogs donde no está claro quién es el autor, pero todos, incluso los malos, tienen un autor y, a veces, una voz. Así, un tipo puede inventarse varias personalidades o nicks para crear distintas voces y, a la vez, distintos blogs.

Antes de seguir, volvamos al mundo literario en papel. Fernando Pessoa sería un blogger perfecto. Quizás fue el primero con su timidez patológica, sus heterónimos, entre sicóticos y tripolares, y su fatal falta de vida social. Pessoa, en El libro del desasosiego: "El mundo entero reducido a fragmentos que no conforman un verdadero todo, apenas texto sobre texto sobre texto".

Hoy, quizás, diría post en vez en texto.


Uno relee El libro del desasosiego y capta que no es un diario de vida. ¿Cómo podría serlo si el tipo no tenía vida? Son textos, pensamientos, dudas, meditaciones, apuntes. No me cabe duda que si Kafka o Pavese escribieran hoy, quizás tendrían un blog. Creo que deben haber muchísimos blogs con los nuevos Kafka y Pavese y que, sin duda, tal como sucedió con ellos, deben tener pocos hits. Es decir, serían poco visitados. En ese sentido, los blogs se parecen muchísimo a los libros y al mundo general. He navegado al azar y me he topado con blogs donde se nota que hay una voz detrás y a uno le queda claro que casi nadie ha visitado el sitio, tienen cero comments y donde, se deduce, que el autor es probablemente alguien con serios problemas de comunicación. Quizás por eso escribe. Quizás por eso tiene un blog privado pero, a la vez, público.

La diferencia, al final, es ésta: ingresar a los diarios de Kafka antes que Brod los hiciera públicos era imposible; ingresar al blog de Alejandro de Alejandría es fácil, pero nadie lo hace porque nadie sabe que existe. Alejandro de Alejandría no es el único blogger del planeta. Tampoco es el único escritor ni el único habitante, pero lo fascinante es que él o ella sienten que sí lo son. Y quizás por eso, en medio de la noche digital, escriben tan bien y con tanta verdad.

Monday, February 19, 2007

mas austista q cool

de LA NACION, de Stgo, de ayer...

Austista, si
perdido, un poco.... o, al menos, interesado en el tema, en los perdido y en una pelicula llamada PERDIDO
cool, lo dudo--- q obsesion con el tema, vaya.... cool? ojala...

buena charla en todo caso con Mili Rodriguez
esta es la nota:

Autista, perdido y cool

La Nación, Domingo 18 de Febrero de 2007

Conoció a Clint Eastwood y la revista “Variety” le regaló halagos a “Perdido”, su nueva película. Mientras, intenta vender “Se arrienda” en el Festival de Cine de Berlín, y prepara maletas para ir a Austin (Texas). “Apuntes autistas”, su último libro, le demostró que escribir sigue siendo una forma de salvarse.

Por Mili Rodríguez Villouta

Nevaba en un hotel de Berlín, casi al final del Festival de Cine, y Fuguet se declaraba en calma. Nevaba, y había visto de cerca a Clint Eastwood. Como empezó el rodaje de “Se arrienda” repartiendo estampitas del supremo y arrugado Clint, fue conmovedor. La babélica máquina de Berlín era un ruidoso lugar para ver películas solo. Y para salir en “Variety”, y vender el trailer de “Perdido”, su próxima película. Ahora va a Austin (Texas).

Aquí en Santiago, los primeros lectores de “Apuntes autistas”, que habían llegado al final de las 300 páginas de ese género mezclado, fronterizo, lleno de talento y apuro, mucho cine, literatura y confesiones verdaderas, lloraron. “Perdido”, el último capítulo, se cierra como un portazo en cámara lenta.

El de ahora es como otro Fuguet. Y eso que no pretende dejar de ser un escritor y sigue pensando que escribir es una forma de salvación: “Hay algo de fe en esto”, dice. “Creo que las narraciones (discos, libros, películas, las buenas series de televisión) sirven. Salvan. Acompañan. Son como esas líneas telefónicas de emergencias. Son tus mejores amigos justo cuando no tienes amigos o no tienes acceso a ellos o no quieres molestar”.

–¿Cuáles han sido las reacciones de los primeros lectores de “Apuntes autistas”?

–No es, gracias a Dios, “Sobredosis” o “Mala onda”. Ando tan preocupado con preproducir mi nuevo filme, que me han pillado de sorpresa. Como que se me olvidó que salía el libro, lo que es un agrado. Pero he tenido las mejores conversaciones con los periodistas. La gente me cuenta cosas. Como tíos o hermanos que se han perdido. O me hablan de cómo viajan o qué películas les gustan. Para ser un libro autista, me ha traído gratas conversaciones.

–¿Hacer cine es ser otro?

–Hummm, a ver… No creo. Interesante. A ver… No. Escribir es hacer y ser otro. Ahí hay más desdoblamiento. Sobre todo si tu personaje, por mucho que tenga cosas de ti, es otro. Casi tienes que actuar cuando estás escribiendo. Quizás para un actor, hacer cine es ser otro. Pero ser director, hacer cine, es ser uno. Nada de negociaciones. Ahí estás ciento por ciento con toda tu visión del mundo: desde estética a rítmica. Creo que se puede mentir más escribiendo que filmando. Hacer cine es ser uno y, de una extraña manera, compartirse.

–¿“Apuntes autistas” es una nueva etapa?

–Quizás, pero creo que mi “antes y después” está entre “McOndo” y la salida del combo “Las películas de mi vida/Cortos”. Ahora estoy en otro combo que tiene que ver con la última crónica de los “apuntes autistas”, y con explorar, sí, el tema de perderse, de los perdidos, de los que se fugan y huyen.

–Aquí dices que cuando chico querías ser cool. ¿Lo lograste?

–De chico quise ser bombero, arquitecto, crítico de cine y director de cine. En ese orden. Fracasé en los primeros dos. Si cool significa helado, espero no serlo. O pura pose, imagen, tampoco. No soy cool. Ahora, si por cool quieres decir cool, esa cosa inefable e intangible, no me corresponde responder. Lo dudo. Es cosa de ver cómo me visto. ¿Momentos cool? He tenido muchos momentos emocionantes. Por suerte. Ayer vi a Clint Eastwood. Más que cool, fue conmovedor.

–¿Eres un autista recuperado?

–Espero que no. Quiero ser un autista funcional. Que funcione. Pero me gusta estar solo, soy solo, me hice escritor para tener una excusa para estar solo, veo cine porque el cine es un rito de gente sola rodeada de gente. No creo que sea el único. Mi impresión es que hay una legión de autistas. Uso la palabra en su nuevo sentido. Antes, la opción de “andar solo por la vida” no era una opción, era una maldición. Hoy, capto que es una legión inmensa. Y nada de tonta.


Ahora va a Austin (Texas), su ciudad favorita, a otro festival. El de Berlín, dice, es “un caos. Entre fascinante, deprimente, reiterativo, agotador y aburrido. Es todo. Me recuerda la famosa frase: ‘Ten cuidado con lo que quieres, que lo puedes lograr’. Yo estoy aquí más por negocios. En rigor, ‘Se arrienda’ está a la venta. Los que mejor lo están pasando en esta ciudad son los críticos y la prensa. Me dan envidia. Estuvieron cerca de Paul Schrader, han visto todas las películas. Yo ando contándole a mucha gente acerca de un tipo que se perdió y a veces quieren algo más comercial, más político, más taquillero. Por suerte, sí voy con buenos acuerdos y una reseña sorprendente de ‘Variety’ acerca de mi trailer, que hizo que todo cambiara en un minuto. Raro, pero así son las cosas. Vi el debut de Julie Delpy y me reí. Me llamó la atención lo poco romántica que es. Su cinta es como ‘Antes del amanecer 3’, pero sorprende que, al final, los hombres creen mucho más en el amor que las mujeres. ‘Dos días en París’ es cómica, rápida y ácida y nada de romántica”.

–Hoy por hoy, ¿qué cosas te asquean?

–Esta pregunta es difícil porque uno puede responder como en un concurso de belleza. Existe tanta cosa megaestructural que te asquea. Pero al final lo que más afecta son las cosas más cercanas y pequeñas. Me asquea el clima cultural en el estamos inmersos: desde que la cultura sea una fiesta masiva callejera hasta que todo sea farándula, y que TVN se crea el canal de todos los chilenos. Pero ando contento. Debiste preguntarme qué cosas me tienen entusiasmado.


–Bueno, anotas que la moral de Isabel Allende es que la vida es una aventura que se vive con pasión. ¿Cómo definirías tu moral?

–Que no haya sido todo en vano. Que alguien subrayó algo, que alguien conectó con Gastón Fernández o Matías Vicuña, o quien sea que inventé. La vida no es una aventura. Esto no es un capítulo de “El Zorro”. La vida es algo complicado y a veces triste y te frustra, pero también te da mucho. Supongo que mi lema sería: no hay que pedirle mucho a la vida y sorprenderse y dar las gracias cuando te da ciertas cosas. En todo caso, esto es sin llorar y todo cuesta. Ser lo más disciplinado y burgués posible, para así ser lo más desordenado y libre a la hora de crear. LCD

Sunday, February 11, 2007

"ignorar la vida..."

aunque no estoy de acuerdo,
no deja de ser una gran frase

quizas se refiere mas a escribir q a leer....
no se... en todo caso, se especula demasiado con esto de vida o literatura
si bien hay escritores o lectores q le temen a la vida, o sin timidos, o lo q sea, al final, se escribe o se lee
para saber mas de la vida o vivir mas, simplemente

"La literatura es la forma mas agradable de ignorar la vida"

Fernando Pessoa

Thursday, February 01, 2007

el sindrome de asperger (un autista cinepata)

entrevista-cronica aparecida en El Observador de Viña del Mar;
me gusto eso de autista cinépata
originalmente el libro se iba a llamar EL SINDROME DE ASPERGER que es el nombre medico de los que sufren autismo
pero al final me gusta cada vez mas Apuntes austistas

Alberto Fuguet: el arribo de un autista cinépata

VIÑA DEL MAR.- Mientras prepara su nueva cinta, hizo un alto y presentó el sábado en la Feria del Libro sus “Apuntes Autistas”, en un caótico ambiente lleno de voces discordantes. Fuguet se dice autista. Asegura ser freak y pelacables. Jura, de guata, sólo ser capaz de expresarse –o al menos hacerlo de mejor manera- en el papel, a través de la palabra escrita, o mediante su hobby de siempre, pero sólo asumido recientemente. Las películas. O sus películas

Alberto Fuguet (Santiago, 1964), el célebre autor de “Mala Onda”, el que mandó a todos los realistas mágicos al exilio mental con su McOndo, el que cosechó envidias malaleches cuando la Newsweek lo nombró líder latinoamericano de la nueva era o el que asombró a todos cuando dijo que ya no era un escritor, “sino un cineasta”, está de vuelta en las letras.

Lo anunció hace poco, pero lo oficializa esta tarde (20:30 horas) en la 25ª Feria del Libro de Viña del Mar, hasta donde llegará a presentar “Apuntes Autistas” (Epicentro-Aguilar), su más reciente libro, en el cual –a través de cuatro secciones: Viajar, Mirar, Leer y Narrar- vuelve sobre sus propias raíces de manera brutalmente honesta. Incluso más que en “Las películas de mi vida”, verdadera catarsis autobiográfica de su huella cinépata.

“No creo que este libro sea un cambio en mi literatura. Para mí la ficción es una sola y en ella yo disfrazo la verdad, mi verdad; mis ficciones son todas bastante parecidas a mí. Me decepcionaría pensar que este libro no tiene que ver con mis otras obras; creo que ‘Apuntes Autistas’ se inscribe dentro de mi onda. ¿O no?”, inquiere el autor en contacto telefónico desde Antofagasta, donde hasta ayer se encontraba afinando detalles de la preparación de su próxima pieza fílmica, “Perdido”. Allí, colgándose de la célebre historia del “Empampado Riquelme” –narrada magistralmente por el cronista Francisco Mouat- buscará sumergirse en las dudas de un periodista existencialista y en crisis vocacional. ¿Nueva autobiografía? Sólo en 2008 lo sabremos, pero mientras, el autor pone el rostro:

“Las crisis son algo permanente a cierta edad” -dice Fuguet, quizás recordando el instante en que se declaró divorciado de las letras y se fue a los brazos de su amante, el celuloide.- “Exageré un poco. No creo que tenga que optar, pero algo tiene que ceder. De hecho la duda aún la tengo… y ‘Apuntes Autistas’ me está llevando a la decisión de tratar de combinar dos cosas en su propia medida. Puedo llevar mucho del cine a la literatura y viceversa. De hecho, para mí ‘Se Arrienda’ (su primera cinta) es como una novela. Y, nada, creo que cada vez encontraremos más gente así, que se debata entre el hobby y la profesión, entre los intereses y el lado B. Creo que tengo dos vidas, de hecho”.

Convencido de que placer y deber puede citarse, Fuguet sigue escribiendo y soñando en sus próximas películas. Mientras, se da pequeños lujos, como entrevistar a Woody Allen (“fue como conversar con Dios”) y trazar líneas para lo que sigue: Viajar, Mirar, Leer y Narrar. Quizás en un par de años lo tengamos menos autista, pero con nuevos apuntes para sorprender.